Blog

En una tarde de lluvia

image_pdfimage_print

La humedad, el día gris y el encuentro de una página en blanco. Todo en uno y uno en todo…

Se avecinan tiempos, en los que deberemos de sacar de nuevo del cajón, las herramientas más inusuales para gestionar; la espera, la incertidumbre, el miedo, la preocupación, y esa angustia que no deja vivir los momentos.

Empezamos a ver, cómo se van cerrando los lugares de encuentro, y serán de nuevo las pantallas, aquellas que darán paso a la comunicación, la que un día nos gusto y hoy casi detestamos.

No busquemos culpables, tenemos que ser todos, los que pongamos de nuestra parte, aunque los de siempre no lo hagan.

En nuestras manos estará siempre la llave que abra nuestra mente a vivir la vida con la fuerza y la entereza que necesitamos para sobreponernos a toda esta situación. No es fácil, ni lo va a ser pues cada día una nueva forma de vivir nos depara al levantarnos, una norma nueva que nos deja en esa espera desesperante ante la que no sabemos que nos encontraremos.

Responsabilidad, paciencia y decisión para cambiar aquello que necesitamos para vivir de otra forma. Esta situación sin duda nos ha traído aprendizajes, independientemente de lo que unos y otros no han sabido gestionar, la mirada tiene que estar puesta en nosotros, es época del desapego, época de cambiar nuestra forma de vivir y entender la vida, despertar a una nueva conciencia, de valorar más aquello que hay y lo que ya sabemos no es necesario.

Busca en ti y solo en ti que te esta enseñando esta situación y deja la queja, desapégate de ella.

Emilio Mendiola

IMC Incentra

Escuela de Vida y Conciencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *